Las aportaciones a Gnome crean controversia