Mi experiencia con el covid-19

No llegué a tener tos en ningún momento. Y sin tos no tenías los síntomas del covid

Pero después de pasar unos días con fiebre entre 37 y medio y 38 y medio tomando anti térmicos, el domingo desperté con dolor de cabeza y no me encontraba bien.

Tras llamar al 061 y explicar como me encontraba, me aconsejaron que me acercará al hospital.

Uno de mis hijos me acercó en coche y a los pocos minutos de llegar y tras pasar el filtro, ya me trasladaron a la zona de camillas.

Con un ecografo portátil me miraron los pulmones y ya vieron que tenía los dos afectados. Eso quedo claro cuando me hicieron una radiografía que no salió nada bonita.

Aún no habían pasado 4 horas desde la llegada a urgencias y ya estaba a la espera de un camino libre para ser llevado a una habitación. El traslado dentro del hospital se hacía con control por parte de los miembros de seguridad de los ascensores donde eran trasladados los enfermos contagiados por el virus, y fui ingresado en una habitación yo solo.

Dos días pasé en la habitación con oxigeno, aunque es la parte del tiempo que pasé en el hospital que tengo mas difuso. Solo recuerdo una maravillosa puesta de sol vista desde la habitación del hospital.

Cuando te dicen que la recuperación pasa por ingresar en la UCI

A los dos días llego un medico que me dijo que tal como me encontraba que debían llevarme para la UCI, y que me iban a anestesiar.

Cuando desperté en la UCI, habían pasado tres días que para mi fueron unos minutos. Todavía pasé 48 horas mas en la UCI. 48 horas despierto en cada momento que se me hicieron realmente largas. Tenía alucinaciones (veía objetos en el aire, y los objetos reales los veía doble).

Aunque el personal sanitario no podían acercarse sin traje protector, cada cierto tiempo me preguntaban como me encontraba y cuando era necesario se vestían el traje de protección y me ayudaban para comer, me lavaban, me daban la medicación, me animaban y me trataban con cariño.

Mi situación anímica había cambiado, por mas que me decían que lo peor ya había pasado y que estaban informando a mi familia, en muchos momentos no podía contener las ganas de llorar.

Después de cinco días, por fin llegó el momento de abandonar la UCI y pasar a una habitación normal para continuar la recuperación. Es ese momento en que todos los que han estado trabajando para salvarte la vida aplauden y no puedes evitar la emoción.

Cuando salir de la UCI es considerado un éxito

Al pasar a la habitación pasé a tener un compañero que estaba en una fase de curación mas avanzada que la mía.

De nuevo las primeras 48 horas de estar en la habitación fueron pasando una a una sin dormir en ningún momento. Al menos muchas de esas horas las pasamos hablando mi compañero y yo.

En ese tiempo todavía mantenía las alucinaciones y visión doble. Podía ver figuras flotando en el aire, dibujos en las paredes y si cerraba los ojos imágenes mezcladas con películas a cámara rápida.

Durante esos días todavía tenía la sensibilidad muy elevada y casi cualquier cosa me hacía llorar.

Muy agradecido a todo el personal sanitario que me cuidó

Además del apoyo y cariño con el que fui tratado en todo momento por el personal del hospital, el tener un compañero en una fase de recuperación mas avanzada, me servía de guiá para ver como me podía encontrar yo mismo al cabo de unos días.

Fue después de tres días que pude dormir algo por primera vez. También con la retirada de las sondas pude levantarme por primera vez de la cama llevando solamente la mascara del oxigeno.

Esas mejoras en mi estado me dieron mucho ánimo. Y me hicieron pensar que me encontraba en una fase de recuperación en la que en unos días podía estar en casa.

Pero la realidad me llegó cuando, al querer romper el plástico del bollo de pan que acompañaba la comida, no fui capaz. (La comida venía acompañada de un bollo de pan envuelto en un plástico. Plástico que en ese momento no era capaz de romper. Unos días después cuando ya pude romperlo, me di de cuenta de la poca fuerza que tenía en ese momento).

Cada día me sentía un poco mejor y por fin le dieron el alta a mi compañero de habitación parecía que la cosa iba bien, pero….

Los problemas en la recuperación

Tras unos días de mejoría empecé a tener un poco de fiebre. Por lo que me tuvieron que poner antibiótico después de hacerme cultivos de orina y sangre. Nunca había sido alérgico a los antibióticos.

Resultó que si lo era a uno de los que me pusieron por lo que comenzó a salirme un sarpullido por todo el cuerpo. Al principio eran manchas por todo el cuerpo, pero a los dos días comenzaron a picarme.

Los antibióticos hicieron su efecto y deje de tener fiebre, pero tuvieron que comenzar un tratamiento para la alergia.

Por fin en la segunda prueba salió que era negativo para covid-19, pero seguía teniendo muy activa la alergia que fue bajando con el paso de los días.

Un lunes, después de 22 días en el hospital me dieron por fin la buena noticia de que podía ir para casa a terminar la recuperación, y estar todavía 7 días aislado en casa.

En ese momento pensaba que ya estaba muy bien, pero fue al subir a la ambulancia cuando me dí cuenta de que no tenía apenas fuerza. Tuve que ayudarme de las manos para poder subir el escalón para subir, no tenía fuerza suficiente en las piernas para poder subir.

El cuerpo necesita recuperar fuerza

Cuando ya estaba en casa me di cuenta de algo que ya me ocurría los últimos días que estuve en el hospital. Tenía hambre como nunca la había tenido en mi vida, y eso comiendo 4 veces al día y una cantidad mucho mayor de la que comía antes de la enfermedad. Mi cuerpo pedía reponer lo que había perdido. Durante la enfermedad había perdido el 10 por ciento de mi peso, sobre todo había perdido la masa muscular.

Después de cuatro semanas en casa todavía no he recuperado del todo la masa muscular perdida, ni tampoco los 7 kilos que perdí en los 22 días de hospital. Apenas me duele la cabeza cuando me lenvanto, y ya puedo andar algo mas de media hora sin cansarme, en el horario permitido.

Pero las premisas básicas para la recuperación son ánimo y paciencia y con ellas espero que llegue el día que esto sea solo un mal recuerdo y pueda decir que me encuentro en las mismas condiciones que estaba antes de infectarme.

9 pensamientos sobre “Mi experiencia con el covid-19”

    1. Hola Francisco, tengo 65 años, pero los compañeros de habitación uno de 83 y otro de 71, también se recuperaron, cada uno a su ritmo, en función de su situación en el momento del ingreso.

    2. “Desastre de gobierno”
      En una situación tan novedosa como esta, no creo que ningún gobierno, de ningún color, tenga la varita mágica de hacer que todo se solucione. Quien dice que la tiene, miente flagrantemente, y se permite hacer críticas desde una situación cómoda como es la oposición, en la que no tienes poder y te puedes permitir el criticar sin opciones o a “toro pasado”.
      Esa manera de hacer política es rastrera, se dedican a hacer zancadillas en vez de construir y remar hacia una opción que minimizara lo ocurrido. Es ahora cuando hay que tratar de aportar, no de arrimar ascuas a la propia sardina.

      Además la situación sobre la sanidad en España, no es algo que haya acaecido desde hace dos meses, es algo que arrastramos desde hace años con las políticas sociales de partidos conservadores y sus políticas neoliberales.
      Destruyen lo público poco a poco para decir que funciona mal, hacer que eso cale y desmantelarlo por opciones privadas, exclusivistas y clasistas, pero que acarrean pingues beneficios en los que de alguna forma u otra benefician tanto a socios como a ellos mismos y sus “puertas giratorias” en consejos de administración, etc.
      Lo vimos con sectores clave como las telecomunicaciones o las empresas energéticas (gas y luz).
      Dejemos de lado su visión y sus cálculos fríos. La sanidad no tiene que dar beneficios, tiene que ser un servicio social, y universal. Para dar protección a todos, en este caso hemos visto lo importante que es.

      Saludos.

      PS: Perdón Jvare por el offtopic, si lo consideras fuera de lugar, no dudes en eliminar mi comentario, simplemente quería dar mi opinión.

      1. Se comete otro error al hablar del gobierno, cuando cada comunidad gestiona la sanidad de forma autónoma.
        Cada Autonomía ha recortado y privatizado la sanidad desde hace años. En Galicia el personal sanitario lleva años protestando por la forma de gestionar los hospitales. Hay departamentos completos en Hospitales públicos que están gestionados por empresas privadas. Y esa es la parte privilegiada de la sanidad porque es negocio. En la atención primaria la cosa está mucho mucho peor.

  1. Hola!
    Vaya, siento tener que leer eso. Pero me alegro saber que después de haberlo pasado tan mal y gracias a una sanidad de calidad y pública con unos profesionales en ocasiones mal valorados y pagados has podido salir adelante y dejar atrás esa mal experiencia.
    Espero que poco a poco todo vaya remitiendo y te vayas encontrando mejor hasta la recuperación total.
    Un abrazo para ti y para tu famila, que seguro que también lo ha pasado mal durante este proceso!
    Saludos!!!

    1. Gracias.
      Todos los que me atendieron en el hospital no solo lo hicieron con profesionalidad, sino poniendo mucho cariño. Y eso que las medidas de protección que tenían que utilizar para trabajar, implicaba duplicar el tiempo y el esfuerzo. Muchas veces cuando se sacaban el traje de protección al salir de la habitación tenían la ropa mojada como si hubiesen estado en una sauna.

  2. Gracias por compartir, así los que lo leamos y no hemos sufrido la enfermedad (o la hayamos sufrido levemente) nos lo tomaremos más enserio.
    Me ha encantado tal como lo has contado.
    Abrazos y fuerza, recuperate pronto 🙂

    1. Gracias a ti por el comentario.
      Me lo pensé bastante antes de publicarlo, pero quería dejar constancia de que también los que nos hemos recuperado, lo pasamos mal, para que la gente se lo tome un poco mas en serio mientras no exista una vacuna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.