Costa Nova, y sus casas de colores