Amsterdam, una ciudad wifi